CONCURSO CINEARCHIVO MARZO-ABRIL 2015: SORTEAMOS BD's DE «LAWLESS» Y «FEDORA», Y LOS LIBROS DE PATRICIA HIGHSMITH
En estreno
 
ESPECIAL BASIL DEARDEN (PARTE II, 1960-1969)
Para la segunda y última parte del Especial que dedicamos en cinearchivo a Basil Dearden y, por ende, al productor Michael Relph, publicamos un total de once análisis de otros tantos films circunscritos a una década tremendamente prolífica para la dupla de cineastas. Una década en la que ambos tomaron riesgos en virtud a dar cabida a historias con temas tabúes para la sociedad británica de ese periodo. Suyas fueron apuestas comprometidas como Víctima (1961), Vida para Ruth (1962), Noche de pesadilla (1962) o A Place to Go (1963), producción esta última que llegaría tarde en relación a los primeros films abordados bajo los parámetros del free cinema. Asimismo, en esta década Relph y Dearden destacarían por la
OSCAR ISAAC, POR PARTIDA DOBLE: «EX MAQUINA» Y «EL AÑO MÁS VIOLENTO»
El pasado 9 de marzo Oscar Isaac cumplía treinta y cinco años. Una celebración que debería ir acompañada por la satisfacción de encadenar un proyecto tras otro, situándolo por derecho propio entre los intérpretes con mayor proyección del cine actual. Si el año pasado pudimos recrearnos en la gran pantalla con dos de sus performances, para A propósito de Llewyn Davis (2013) y Dos días de enero (2014), en apenas una semana de diferencia han llegado a las carteleras de nuestro país otro par de títulos, Ex maquina (2014) y El año más violente (2014), que demuestran una vez más la impronta del actor de origen guatemalteco en el cine del siglo XXI. Dado a conocer en el estado español sobre todo a partir de su papel de Orestes en Ágora (2010), Isaac se muestra conforme a un intérprete de múltiples registros que además de participar en propuestas de medio o bajo presupuesto como las citadas, podremos verle en un futuro cercano en el nuevo episodio fílmico de La guerra de las galaxias y la nueva entrega de la franquicia X-Men. Lo suyo, sin duda, son los grandes desafíos.
47 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE FANTÁSTICO DE SITGES 2014
Solemne y puntual a la cita como marca el calendario del mes de octubre —salvo las excepciones de 2004 y 2005, a finales de año—, Sitges se volvió a teñir de rojo, morado y por qué no, de un azul claro que dominaba el cielo poco encapotado de esa semana de auténtico frenesí
IDA (2013)
Anna es una joven novicia que, en la Polonia de 1960, y a punto de tomar sus votos como monja, descubre un oscuro secreto de familia que data de la terrible época de la ocupación nazi. Junto a su tía recién encontrada, iniciarán un viaje en el que ambas se enfrentarán con las consecuencias de su pasado
LA BANDA SONORA DEL MES: «LA TEORÍA DEL TODO» (2014)
La vida de Stephen Hawking representa un material idóneo para la confección de un documental, en virtud de la importancia que han ido cobrando sus trabajos en el campo de la astronomía y de la física en general. Desde hace relativamente poco tiempo, el documental ha sido el espacio creativo que ocuparía al islandés Jóhann
EL LIBRO DEL MES: «JERRY GOLDSMITH: MÚSICA PARA UN CAMALEÓN»
Un camaleón. Es difícil definirlo mejor. Jerry Goldsmith atravesó casi cincuenta años de historia del cine mutando, adaptándose. Pero también marcando el paso, avanzando. Para Goldsmith el drama lo era todo, el personaje, las motivaciones y como traducirlas en la banda sonora. La formación clásica fue el punto de partida. El saber pintar como Velázquez para
ROMANCE EN TIEMPOS DE APOCALYPSIS: McGREGOR & GREEN

Seeking a Friend for the End of the World es el llamativo título de la producción que otros miembros de la vasta comunidad del cine de Occidente poseen, como McQuarrie, orígenes escoceses. Se trata del director David MacKenzie y el actor Ewan McGregor, quienes habían trabajado juntos en Young Adam (2003) y está previsto que vuelvan a coincidir en los platós el próximo año con una historia apocalíptica en que, sin embargo, hay espacio para el romanticismo. La pareja de baile de McGregor es la solicitada Eva Green, y les secundan Ewen Bremmer y Connie Nielsen, entre otros. En su base argumental se reconocen analogías con el mundo distópico presentado por Ray Bradbury en Fahrenheit 451, y viene a representar otra vuelta de tuerca sobre las visiones (post)apocalípticas que llevan camino de convertirse en una moda en el contexto del cine de principios del siglo XXI.